Nuestro lema

Nuestro lema

jueves, 7 de enero de 2016

SALÍ A AYUDAR A LOS PERRITOS


Hermanos, así los llamaba San Francisco de Asis. No quiero sonar muy extraño pero a veces me siento más cercano a muchos animales que a otros humanos a los que considero los peores animales. Quien ha tenido una mascota sabe a lo que me refiero, sabe lo que es el amor puro e incondicional. Yo no tengo hijos, pero estoy seguro de que el amor que siento por mis dos chiquipeludos es lo más cercano a ese tipo de amor. Para mí no son hermanos, son más que eso, no puedo terminar de explicarlo, y desde que he tenido la oportunidad de compartir con estas maravillosas formas de vida, me he vuelto más sensible a todo lo que representa un animal, sin importar su especie. Jamás me creí ese cuento de que son inferiores a nosotros o que el humano por ser más inteligente es el dueño de los animales. ¿Más inteligentes? Lo siento pero creo que a veces demostramos todo lo contrario, todos los días veo o escucho de actos que demuestran que estamos desesperados por subirnos a ese árbol del que alguna vez bajamos. Otro de esos conceptos que intentaron venderme en algún momento en la vida fue ese de que ellos no tienen alma…  ¡Por Dios! Quien crea eso nunca se ha mirado en los ojos de un animal; sólo hace falta quedarse un rato mirando fijamente a los ojos de un perro, un gato, una tortuga, un pájaro, una vaca, en fin y darse cuenta de que ahí adentro, hay una partecita de esa chispa divina que lo fundamenta todo, de esa de la que salimos todos y a la que algún día tendremos que volver.

Les contaba anteriormente que me he vuelto más sensible, y eso es verdad, me volví más receptivo y también más llorón; es increíble pero nadie me va a creer que me deshidraté literalmente hablando, al ver una película que se llama Marly y yo, con solo recordarla se me hace un nudo en la garganta, o por ejemplo me puso más triste la muerte de Sam, la perrita de la película Soy Leyenda, que la muerte del personaje principal interpretado por Will Smith.


Cualquier historia o cosa que tenga que ver con animales me llega hasta lo más profundo del alma y me motiva enormemente. Hace poco llegó a mí la información de un refugio que tiene a casi doscientos perritos y cuarenta gatitos que estaba en problemas para conseguir alimento. Era un llamado urgente pues tenían comida para un día. Me puse en contacto con ellos, y con solo hablar con Milena, una de las gestoras de este refugio, algo hizo click en mi cabeza y supe que tenía que hacer algo. Estos animalitos se consumen más de cincuenta y cinco kilogramos de cuido diario, necesitan además de eso medicinas, ser desparasitados, aseados, protegidos de las inclemencias del tiempo, pero sobre todo, ser amados. Es decir, sí tener uno o como en mi caso dos, ya esta es una cuestión laboriosa, imagínense lo que es tener más de doscientos animalitos a tu cargo, que dependan totalmente de ti. Me conmovió la historia y decidí hacer algo, por eso debes escuchar este programa, porque te queremos hacer una invitación Salí a ayudar a estas dos mujeres Doña Lucely y Milena Pérez, madre e hija que sin más, un día dejaron a un lado su vida para dedicarla a amar y proteger a tantos animalitos puedan, de esos que alguien en alguna parte decidió que ya no quería, o que simplemente nadie ha querido ni un solo día de su vida. Que decidieron poner en práctica aquello que algún día dijo, San Francisco de Asis. Quédate con nosotros y si amas a los animales descubre cómo  puedes Salír a ayudar. 

El refugio Misión Garritas tiene a su cargo más de 190 perritos y 40 gatitos. Estos animalitos alguna vez fueron maltratados, abusados, abandonados, o simplemente nacieron en la calle y nunca supieron lo que significaba ser amado y protegido. Hoy tienen un hogar en el que pueden protegerse del sol inclemente, del agua, del hambre porque estas maravillosas mujeres se dedican a protegerlos, a alimentarlos con la ayuda de algunos voluntarios. Si quieres salir a ayudar puedes hacer donaciones de dinero o cuido, apadrinar a uno de estos chiquipeludos con 25 mil pesos mensuales, o puedes hacer algo mejor, puedes adoptar uno. Búsca más información en el Facebook como Misión Garritas o en Twitter con  @misiongarritas, es hora de cambiar al mundo y es muy fácil, has la diferencia, dejando a un lado la indiferencia. Salí a ayudar.

Hace un tiempo escuché una frase que me cambió la vida, la forma de pensar frente a la actitud que se debe tener frente a nuestro paso por este planeta: el día que te vayas al cielo te llevarás lo que diste. Cada vez que la escucho o la recuerdo se me eriza la piel  porque coincide con esa sensación de llenarte el alma con actos de amor, y nada demuestra más amor que entregar lo que se tiene, que dar a otro lo que necesita. Salí se ha vinculado permanentemente a esta causa, queremos salir a ayudar a estas maravillosas mujeres para que puedan seguir cumpliendo con esa misión que nadie les impuso, a la que se han entregado sólo por amor. Te invitamos a hacer lo mismo, ponte en contacto con nosotros por nuestras redes sociales, ayúdanos a ayudar, nada te va a dar más satisfacción en la vida, nosotros te lo garantizamos.

Haz click sobre la siguiente imagen para escuchar el programa:

Si no lo puedes escuchar con darle click a la anterior imagen, copia este link y pégalo en la ventana de tu navegador:

No hay comentarios:

Publicar un comentario