Nuestro lema

Nuestro lema

sábado, 30 de enero de 2016

SALÍ A HABLAR DE GASTRONOMÍA

Los seres humanos somos la única especie sobre el planeta que cocina sus alimentos. En algún punto de nuestra historia como primates, comer dejó de ser una necesidad básica únicamente y se convirtió en un placer. Comer bien y comer rico son dos cosas distintas, una es necesaria, la otra… también. Todos necesitamos alimentarnos, pero alimentarse tampoco es lo mismo que comer; alimentarse tiene que ver con la necesidad de adquirir lo necesario para que el cuerpo tenga energía, la otra tiene que ver con el placer. Es tan importante la comida o la gastronomía para utilizar un concepto más apropiado, que ha sido inmersa en los tres aspectos más trascendentales para la humanidad: ciencia, arte y necesidad básica. La gastronomía es ciencia al usar la física y la química para ser desarrollada correctamente, o quién puede negar al ver un perfecto y esponjoso soufflé de queso que no es una ciencia exacta que se puede comer lo que se tiene al frente. Es arte, porque la comida expresa y desata sentimientos, genera sensaciones e interpretaciones personales; pónganse a pensar si el plato más magnánimo, como por ejemplo uno de Ferrán Adriá, o incluso el más modesto, pero sin dudas el mejor del mundo, como uno hecho por la mamá, ¿no son producto de la libertad del espíritu, no provienen del alma? Y el tercer aspecto es el de la necesidad básica que todo ser vivo tiene, ese de ser alimentado debidamente para poder desarrollar el resto de actividades necesarias de una vida cotidiana. Pero, si comer es un placer y bien lo puede disfrutar casi todo el mundo, y cocinar es un arte que es ciencia a la vez, ahí la cosa cambia y sí que no es para todos. Para cocinar bien no hace falta con el entusiasmo y el gusto por hacerlo, en este caso aplica perfecto una partecita de un poema que me gusta mucho que dice: “No pinta quien tiene ganas, sino quien sabe pintar”; A la hora de la cocina, es igual, además de querer hacerlo, hay que aprender a hacerlo, para hacerlo bien y cada vez mejor. 
En este programa entonces tenemos como invitados a la cabina a dos personas que saben mucho de esto de lo que les estoy hablando. Oswaldo Barón, cocinero profesional con más de treinta años de experiencia en todo tipo de cocinas y docente de una de las mejores escuelas de gastronomía del Valle del Aburrá y John Jairo Tangarife, estudiante de gastronomía, gomoso como el que más, quienes vienen a contarnos sobre esta pasión a la que le han dedicado y piensan dedicar su vida. Quedate con nosotros y Salí a hablar de gastronomía.
Ahí lo tienen, una hora no es suficiente para abordar un tema tan apasionante como el de la gastronomía. Sea por placer, por curiosidad, por convicción, la relación que tenemos con la comida es inherente a nosotros como especie, estamos ligados a ella tanto biológica como culturalmente y así será hasta el fin de los tiempos.
Comer bien, vivir bien no debería ser un derecho, sino una obligación y eso es lo que pretendemos promover aquí en Salí, hacerte una invitación para que disfrutes más la vida, para que al fin de cuentas, este mundo esté lleno de personas felices, y por tanto sea un mundo mejor. Por eso hacenos caso, Salí a comer, a viajar, a vivir como te lo merecés.

Escucha el programa dandole click a la siguiente imagen

si no lo puedes escuchar dando click a la anterior imágen, entonces copia y pega en la ventana de tu navegador este link: https://soundcloud.com/frecuenciau/sali-2015-10-01-a-hablar-de-gastronomia

martes, 26 de enero de 2016

ME AGARRARON CON LAS MANOS EN LA MASA

Cocinar es una terapia para mí, y hacerlo para las personas que quiero es una forma de entregarme a ellos.
Este fin de semana estaba antojado de pan y decidí que quería hacerlo yo mismo para toda la familia. así que me puse manos en la obra y me terminaron agarrando con las manos en la masa.
He de aclarar que no soy un panadero experto, ni siquiera creo que llegue a ser un amateur; creo que para ser justos me podrían clasificar con el término de "Entusiasta". No sé en qué momento me convertí en un amante de las masas... bueno, de estas que se hacen con harina y huevos, porque las masas y los volúmenes si me han llamado la atención y bastante desde que se me alborotaron las hormonas; pero bueno eso es "harina de otro costal". En fin, ahora que soy un amante de la gastronomía y que me gusta tanto cocinar, después de haber estudiado un poco y tener unos pocos y básicos conocimientos de una finita y muy pequeña cantidad de técnicas de cocina, este universo de las masas al cocinar me generan una poderosa atracción.
En un libro que leí hace poco de Antony Bourdain, aprendí un concepto que se me quedó dando vueltas y vueltas en la cabeza y que cada vez que me dispongo a cocinar recuerdo humildemente: el maestro Bourdain dice que la buena cocina es el resultado del acto de la repetición, que para lograr un buen plato, uno que valga la pena, hay que hacerlo bien, y volverlo a hacer, y repetir lo hecho una y mil veces.
Pues bien, esta es la cuarta vez apenas que me atrevo a hacer pan y la verdad, me faltan por lo menos, unas mil o dos mil veces para lograr lo que algún día quiero.
Sin embargo, mal que bien, los ratones de laboratorio que me he conseguido para que presencien esa metamorfosis de un pan cualquiera a un buen pan, se han declarado satisfechos y me han dado unos buenos espaldarazos, eso sí espero que por buen gusto y no por el amor que me tienen, y me han dicho que el pan les ha gustado.
Bueno, hacer pan no es tan dificil en teoría y sólo se necesita de unos pocos ingredientes y una muy buena disposición.

Aquí va la receta:
1 lbs de harina de trigo
30 grms de levadura activa
30 grms de azúcar
5 grms de sal
30 grms de margarina
2 und de huevos
c/n de agua

Pero además, me dio por ponerme creativo y hacer un par de cositas más, unas "marranitas", ese fue el nombre con el que conocí en el colegio a las salchichas envueltas en pan. También hice unos pancitos con sorpresa de queso por dentro y unos pasteles de jamón y queso y arequipe con queso.
Para estos atrevimientos requerí de:

Un paquete de salchichas super perro
425 grms de queso mozzarella en bloque
100 grms de manjar blanco (se puede usar arequipe)
250 grms de jamón en lonjas
500 grms de masa de hojaldre

Para crear la masa, necesitas de una mesa o mezón bien limpio y plano, lo ideal sería que lo esterilizaras antes de comenzar. La seguridad y la higiene siempre serán lo primero a la hora de cocinar.
El primer paso entonces es tamizar la harína con un tamizador o colador para eliminar cualquier impureza y además la hace más... suave al ponerla más fina.
A la montañita le haces un cráter para poner todos los ingredientes secos primero adentro. Así que grega la sal y el azúcar y con la mano, mezcla. Luego le sumas la levadura y la margarina mientras continúas mezclando, luego pones la clara y la yema de un huevo, y comienzas a adicionar agua poco a poco. La idea es que la masa tome forma de a pocos, mezclando vigorosa y constantemente, pero con cariño, como si le estuvieras haciendo un masaje en la espalda a... bueno a alguien que le guste que le hagan masajes y que te deje hacérselo. Trata de no dejar secar la masa, pero tampoco se puede humedecer demasiado. Te vas a dar cuenta de que la consistencia es buena, cuando no te quedan residuos de casi nada tanto en las manos, como en la mesa en la que estás amasando, además la masa no debe de tener grumos y la mejor prueba de todas es cuando pones la masa sobre la mesa y le metes un dedo, no muy profundo, y notas que el hueco que dejaste, trata de rellenarse de nuevo. Cuando la masa está lista, la dejas reposando unos treinta minutos para que la levadura haga su trabajo. Lo mejor que puedes hacer es poner a precalentar el horno a unos doscientos grados centígrados (200 ºC) y dejar la masa cerca o encima del horno para que el calor la haga reaccionar más rápido.
Cuando te das cuenta de que la masa ha crecido casi el doble, a veces hasta más, es hora de comenzar a hacer tus locuras de pan.
Toma un huevo y bate vigorosamente, este nos servirá para maquillar.

"Marranitas"
Saca bolitas que queden cómodas en la palma de tu mano, rocía harina en el mesón y con un rodillo estira la masa agregando más harina si es necesario para que no se pegue. cuando tengas una lengua de masa con un grosor de unos cinco milimetros (5 mm).
Toma una salchicha y envuelvela enrrollando en la masade tal forma que quede como un tabaquito; deja las puntas por fuera.
Cuando las dispongas en la bandeja para hornear, antes de meter al horno con una brocha, píntalas por encima con un poco de huevo batido. Eso le da ese toque moreno y brillante cuando están listas.
Lleva al horno por unos 20 minutos.

Pan con relleno de queso
Toma una bolita de masa, aplástala con la mano y pon en el centro un buen trozo de queso mozzarella, ciérralo y haz bolita.
Dispuestas en la bandeja, píntalas con huevo batido.
Lleva al horno por unos 15 minutos.

Pasteles de jamón y queso
Para los pasteles toma la masa de hojaldre. (esta masa la venden ya estirada y lista en los supermercados, pero otra forma de conseguirla es ir a la panadería o pastelería del barrio y comprarle al señor panadero la masa)
Estira la masa y selecciona el tamaño del que quieres cada pastel, pueden ser cuadrados o rectágulos, córtalos. Pon sobre uno de los cuadrados primero el jamón y luego el queso, para que al derretirse sea contenido por la carne. Luego toma otro cuadrado de masa y ponlo encima para cubrir, dobla los bordes y presiona y listo. organiza en la bandeja de hornear y pinta con huevo, así quedan listas para el horno por unos 20 minutos.

Pasteles de arequipe y queso
Estira la masa de hojaldre con harina para que no se pegue, córtala en cuadrados. Para estos sólo usaremos uno. En el centro pones arequipe o manjar blanco y encima le pones una buena tajada de queso. Ahora a hacer triángulos, junta una punta con la contraria y luego dobla los bordes, presiona y listo; pinta con huevo y luego tomas azúcar y se la espolvoréas por encima, ese toque de azúcar caramelizada encima es "Ganador". Horno 20 minutos y estamos listos.


La parte del horno es la más complicada de todo en mi concepto, ¿no han oído por ahí un dicho que dice que hasta al mejor panadero se le quema el pan en la puerta del horno? Pues bueno, partiendo de esa base, les recomiendo que estén muy pendientes del proceso de horneo y si ven que cualqueira de los productos están muy dorados, se están rajando o se les revientan y comienzan a ebullir sus delicias internas, pues es hora de sacarlos así no hayan pasado los minutos que les recomiendo.

Luego de esto, a disfrutar. Yo lo hice con mi familia, no soy un panadero profesional, ya se los dije, por tanto el pan quedó un poco "pesado" y con esto me refiero a que cuando te lo comes te das cuenta de que es muy denso, suave, rico pero no tan esponjoso como el que te comes en una panadería. Sin embargo, cuando es hecho por uno mismo, sabe mejor, mucho mejor y las sonrisas de placer de tus "ratones de laboratorio" son la mejor muestra.

Ahí está pues, #SalíAVivir la experiencia de hacer pan para mi familia y me la disfruté desde que compré los ingredientes, hasta que quedé barrigón y tirado en un sillón sin ganas de moverme de la llenura, porque me hice matar, ¡Ah! y lo mejor de todo es que quedó pan para el desayuno del domingo... ¡Matanga!

Ahora te toca a vos, Salí a comer, a viajar, a vivir.

¿Quieres conocer más detalles?

martes, 19 de enero de 2016

DÍA 2 ¡ASÍ NO VAMOS A LLEGAR A NINGÚN PEREIRA! — SALÍ EN UN FAMTRIP A PEREIRA

(...)
Aquí no comienza este artículo ¿Quieres leer lo que está escrito antes? Clic aquí

El famtrip ese segundo día comenzó a las nueve. A esa hora ya habíamos hecho el check out y teníamos todo en el bus que nos llevaría al Bioparque Ukumarí. En el eje cafetero hay muchas cosas que deben ser destacadas: es una región pujante, con una idea del progreso muy marcada en cada uno de sus habitantes, en la que entendieron hace tiempo algo que nos ha sido muy difícil de comprender y mucho menos de poner en práctica en Antioquia y que nos vendría muy, pero muy bien, me refiero al concepto de que la unión hace la fuerza, de que juntos se llega más lejos; pero algo más que he notado que se debe subrayar es que están muy en contacto con sus raíces, aman su procedencia indígena, la cuidan, se sienten orgullosos y la proclaman, la hacen parte de sus proyectos importantes y eso fue lo que hicieron en este parque del que les voy a hablar.

Ukumarí significa “Aquel que tiene la fuerza del oso” en lengua quechua; cuando nos contaron la historia de cómo seleccionaron éste como nombre de este interesante e importante proyecto, de entre varias otras opciones en distintas lenguas que hablaron los indígenas que poblaron la región; saberlo me llenó de un profundo respeto y admiración.
El bioparque es un proyecto que tiene más o menos cinco años de estar en ejecución, y tardará otros nueve años más o menos en estar terminado. Hace poco se abrió tan solo la primera parte a ciertos públicos y nosotros fuimos privilegiados al poder conocerlo. Unos ciento ochenta mil millones de pesos han sido invertidos en él y falta un poco más, pero todos saben en la región, que su proyección e importancia ameritan una inversión de este tipo y que se recompensará con creces, porque no tengo cómo más describirlo, es simple y llanamente ¡Impresionante!

Este concepto es el que ya se ha adelantado en el mundo con respecto a la evolución de los zoológicos. Si bien creo que ningún animal debería de estar en tipo alguno de cautiverio, aquellos a los que les ha tocado en suerte toparse alguna vez con la peor especie que habita el planeta y que han perdido la capacidad de valerse por sí mismos en su ambiente natural, deberían de protegerse a modo de “indemnización” de ésta manera: sin jaulas, en ambientes artificiales recreados con toda la ciencia y paciencia que necesitan, para mitigar su falta de libertad. El diseño fue concebido para tratar de recrear al mundo y sus ambientes. Por eso cuando esté terminado y sea posible pasear por la totalidad del parque, se viajará de continente en continente y se avistarán las especies de animales que los habitan. El bosque andino es la parte de la atracción que ya está lista y pudimos visitar. Volver a ser niño es tan fácil, solo falta ver un perrito de monte, un mono araña, o un puma para que pase. Los tigrillos, los tucanes y los mapaches también hacen lo suyo.

Mejor tratados, imposible, mas consentidos, no habría forma. En este viaje nos dieron unos muy buenos tures y en cada lugar que visitamos nos quisieron agasajar y malcriar. El parque no fue la excepción y quisieron demostrarnos su amor por nosotros con un delicioso emparedado de pollo gratinado que venía acompañado de una ensalada fresca y muy frutal. Vaya manera de sufrir ¿NO?


Nos llevaron al bus y emprendimos la segunda parte de la aventura del día. Viajamos con dirección al sur, por la carretera que conduce hacia Cali; llegamos a una vereda que se llama Guascas y nos desembarcaron en una hermosa finca cuya infraestructura evoca el pasado cafetero en todo su esplendor, claro, no podría tener un nombre más apropiado “La finca del Café”. Apenas descendimos del carro arrancó a sonar una guitarra y “Avispa” un trovador antioqueño nos dio la bienvenida a punta de trova. Pero esa fue la primera parte, la segunda fue un almuerzo típico paisa con todos los fierros en la piscina. Fríjoles, arroz, chicharrón, chorizo, tajadas de plátano, ensalada y jugo natural se encargaron de recargarnos las baterías para lo que se venía en la tarde. Estaba absolutamente delicioso con ese sabor casero que te hacer sentir que estas en casa.

Mira este video con la trova de bienvenida que nos hizo Avispa y un poema escrito por Mario Tierra en el que un montañero se burla de la forma estirada de vivir de los citadinos, es ¡Maravilloso!


La señora Nelly, dueña del lugar y anfitriona sin igual, nos tenía preparada una tarde especial conociendo el ciclo completo del café. Ya lo he contado en artículos anteriores, este cuento del proceso de la segunda bebida más tomada en el mundo, es un gancho turístico muy contundente que atrae de manera muy poderosa a una enorme cantidad de turistas extranjeros, eso lo saben ya de sobra en la región y doña Nelly sí que lo está aprovechando...

¿Quieres seguir leyendo? Apóyame y ve a mi página web para que encuentres el artículo completo y muchas cosas interesantes más.




jueves, 7 de enero de 2016

SALÍ A AYUDAR A LOS PERRITOS


Hermanos, así los llamaba San Francisco de Asis. No quiero sonar muy extraño pero a veces me siento más cercano a muchos animales que a otros humanos a los que considero los peores animales. Quien ha tenido una mascota sabe a lo que me refiero, sabe lo que es el amor puro e incondicional. Yo no tengo hijos, pero estoy seguro de que el amor que siento por mis dos chiquipeludos es lo más cercano a ese tipo de amor. Para mí no son hermanos, son más que eso, no puedo terminar de explicarlo, y desde que he tenido la oportunidad de compartir con estas maravillosas formas de vida, me he vuelto más sensible a todo lo que representa un animal, sin importar su especie. Jamás me creí ese cuento de que son inferiores a nosotros o que el humano por ser más inteligente es el dueño de los animales. ¿Más inteligentes? Lo siento pero creo que a veces demostramos todo lo contrario, todos los días veo o escucho de actos que demuestran que estamos desesperados por subirnos a ese árbol del que alguna vez bajamos. Otro de esos conceptos que intentaron venderme en algún momento en la vida fue ese de que ellos no tienen alma…  ¡Por Dios! Quien crea eso nunca se ha mirado en los ojos de un animal; sólo hace falta quedarse un rato mirando fijamente a los ojos de un perro, un gato, una tortuga, un pájaro, una vaca, en fin y darse cuenta de que ahí adentro, hay una partecita de esa chispa divina que lo fundamenta todo, de esa de la que salimos todos y a la que algún día tendremos que volver.

Les contaba anteriormente que me he vuelto más sensible, y eso es verdad, me volví más receptivo y también más llorón; es increíble pero nadie me va a creer que me deshidraté literalmente hablando, al ver una película que se llama Marly y yo, con solo recordarla se me hace un nudo en la garganta, o por ejemplo me puso más triste la muerte de Sam, la perrita de la película Soy Leyenda, que la muerte del personaje principal interpretado por Will Smith.


Cualquier historia o cosa que tenga que ver con animales me llega hasta lo más profundo del alma y me motiva enormemente. Hace poco llegó a mí la información de un refugio que tiene a casi doscientos perritos y cuarenta gatitos que estaba en problemas para conseguir alimento. Era un llamado urgente pues tenían comida para un día. Me puse en contacto con ellos, y con solo hablar con Milena, una de las gestoras de este refugio, algo hizo click en mi cabeza y supe que tenía que hacer algo. Estos animalitos se consumen más de cincuenta y cinco kilogramos de cuido diario, necesitan además de eso medicinas, ser desparasitados, aseados, protegidos de las inclemencias del tiempo, pero sobre todo, ser amados. Es decir, sí tener uno o como en mi caso dos, ya esta es una cuestión laboriosa, imagínense lo que es tener más de doscientos animalitos a tu cargo, que dependan totalmente de ti. Me conmovió la historia y decidí hacer algo, por eso debes escuchar este programa, porque te queremos hacer una invitación Salí a ayudar a estas dos mujeres Doña Lucely y Milena Pérez, madre e hija que sin más, un día dejaron a un lado su vida para dedicarla a amar y proteger a tantos animalitos puedan, de esos que alguien en alguna parte decidió que ya no quería, o que simplemente nadie ha querido ni un solo día de su vida. Que decidieron poner en práctica aquello que algún día dijo, San Francisco de Asis. Quédate con nosotros y si amas a los animales descubre cómo  puedes Salír a ayudar. 

El refugio Misión Garritas tiene a su cargo más de 190 perritos y 40 gatitos. Estos animalitos alguna vez fueron maltratados, abusados, abandonados, o simplemente nacieron en la calle y nunca supieron lo que significaba ser amado y protegido. Hoy tienen un hogar en el que pueden protegerse del sol inclemente, del agua, del hambre porque estas maravillosas mujeres se dedican a protegerlos, a alimentarlos con la ayuda de algunos voluntarios. Si quieres salir a ayudar puedes hacer donaciones de dinero o cuido, apadrinar a uno de estos chiquipeludos con 25 mil pesos mensuales, o puedes hacer algo mejor, puedes adoptar uno. Búsca más información en el Facebook como Misión Garritas o en Twitter con  @misiongarritas, es hora de cambiar al mundo y es muy fácil, has la diferencia, dejando a un lado la indiferencia. Salí a ayudar.

Hace un tiempo escuché una frase que me cambió la vida, la forma de pensar frente a la actitud que se debe tener frente a nuestro paso por este planeta: el día que te vayas al cielo te llevarás lo que diste. Cada vez que la escucho o la recuerdo se me eriza la piel  porque coincide con esa sensación de llenarte el alma con actos de amor, y nada demuestra más amor que entregar lo que se tiene, que dar a otro lo que necesita. Salí se ha vinculado permanentemente a esta causa, queremos salir a ayudar a estas maravillosas mujeres para que puedan seguir cumpliendo con esa misión que nadie les impuso, a la que se han entregado sólo por amor. Te invitamos a hacer lo mismo, ponte en contacto con nosotros por nuestras redes sociales, ayúdanos a ayudar, nada te va a dar más satisfacción en la vida, nosotros te lo garantizamos.

Haz click sobre la siguiente imagen para escuchar el programa:

Si no lo puedes escuchar con darle click a la anterior imagen, copia este link y pégalo en la ventana de tu navegador:

viernes, 1 de enero de 2016

¡ASÍ NO VAMOS A LLEGAR A NINGÚN PEREIRA! — SALÍ EN UN FAMTRIP A PEREIRA — DÍA 1

Querido diario…
No, creo que esta no es la forma correcta de comenzar.
Doctor, creo que tengo un grave problema de personalidad…
¡Naaah! Eso funcionaría si estuviera con un psicoanalista.

Amigos de Salí…  —Eso está mejor— ¿Qué les pasaría por la cabeza si alguien les confesara que no le gusta que le den regalos? ¿Qué dirían de una persona a la que en vez de una sonrisa y una gran alegría en su rostro, lo que notan es un rictus facial de terror al recibir un obsequio? Sí, así soy yo… bueno, era… bueno, ya no lo soy… tanto… es decir, estoy trabajando en eso. Y se preguntarán, estoy seguro, el porqué de esa actitud; bueno, no lo sé, será porque siempre he tenido que trabajar duro para obtener lo que he querido y me ha gustado lucharme cada una de las cosas que tengo; sin embargo ese sentimiento me terminó atrofiando otro sentido muy importante, el del merecimiento, ese que otros tienen y del que terminé careciendo casi por completo, ese que te hace decirte: “me merezco uno que otro detallito como muestra de cariño por parte de otros”.
Es extraño mirar en retrospectiva y darse cuenta de que ese tipo de actitud ha generado una enorme cantidad de daños; en mí por supuesto, pero al final no tanto como el causado a mis seres queridos y a los que me han querido. He pasado por malagradecido, desgraciado y maladesgraciado por ahí derecho. En mi defensa sólo puedo decir que: “Fue sin querer queriendo”. Y para aquellos que me leen y que hacen parte de esos grupos que he mencionado, LO SIENTO MUCHO.
Pero como el primer paso para salir de un problema es reconocer que se tiene uno, pues entenderán que ya voy por buen camino. Lo que sigue es cambiar de actitud y hacer un trabajo de PNL (Programación Neuro Lingüística), así que cada vez que puedo me digo y me repito a mí mismo de manera constante en la mente y en voz alta cada vez que puedo, mensajes positivos: “Me merezco lo mejor”, “obtendré lo que deseo” y “aceptaré todo lo que el universo me quiera regalar”. Es increíble lo que eso genera en ti, el poder de la mente humana no tiene precedentes. Hasta ahora en el poco tiempo que llevo haciendo conmigo esta autoterapia, me han comenzado a caer decenas de cosas del cielo. Ahora tengo vidrios polarizados en el carro, algunos equipos de cocina que me hacían falta y que me encantan, me han hecho varias invitaciones a comer, por primera vez en la vida me están dando “Ñapas” al comprar algo y bueno, otras cosas más que no viene al caso estar enumerando pero que me están cambiando la vida una a una sin importar el tamaño, valor o procedencia; en resumidas cuentas, soy más feliz, porque soy más consciente de una verdad universal que al parecer todo el mundo entendía, menos yo. Gracias a Dios me he dado cuenta porque así como venía, “no iba a llegar a ningún Pereira”
¿Y saben que es lo mejor de todo? Que con cambiar mi actitud frente a la vida, a Pereira fue precisamente a dónde fui a parar. A la querendona, trasnochadora y morena Pereira.
¿Han escuchado aquella frase que dice que es mejor tener amigos que plata? Pues bien, ahora estoy creyendo en que los amigos son instrumentos del universo para hacerte llegar algunas de las cosas buenas que te mereces —apuesto a que eso ya ustedes lo sabían, yo no—. A ver. Resulta y sucede que un día cualquiera Julio Casadiego mi amigo desde épocas de la universidad y con quien retomé nuestra relación gracias a Salí, haciendo una alianza con su empresa Colombia Travel Operator, me salió con un regalo de esos que te dejan con la boca abierta y que sinceramente uno no cree que le puedan llegar en la vida. Un viaje completo, con todo pago y además en unas condiciones especiales que harían que fuera absolutamente inolvidable.
Resulta que en el mundo del turismo existe una figura que se conoce como “Famtrip” que en español se traduciría como Viaje de Familiarización. Este tipo de eventos son organizados por hoteles, restaurantes, y/o sitios de entretenimiento como parques zoológicos, de entretenimiento y temáticos de una región, que se unen para invitar algunas agencias de viaje y también a la prensa para hacerles un recorrido  —que por lo general es maratónico— por las diferentes instalaciones, creando posibles rutas con el fin de que se conozcan, se hable de ellos y se creen futuros planes turísticos por parte de los invitados para con su público. Colombia Travel Operator estaba invitada como operadora de turismo y Salí, es decir, éste pechito, fue en representación de la agencia.

El viaje empezaba un viernes muy temprano en la mañana en el aeropuerto Olaya Herrera en el que tomaría un vuelo hacia el aeropuerto Matecaña. No voy a ahondar en detalles, lo único que voy a relatar sobre mi llegada a Pereira es que no se pudo hacer hasta la una de la tarde.
Me encontré en el hotel Luxor con el que sería mi grupo, que ya había estado toda la mañana en un recorrido por algunos hoteles y había tenido la oportunidad de afianzar lazos de amistad en un almuerzo al que tampoco pude llegar. Este bonito hotel está ubicado en todo el centro de Pereira, a unas pocas calles de la plaza del Bolívar desnudo.
Este primer día del Famtrip consistiría en conocer varios de las mejores propuestas hoteleras que tiene la ciudad para todo tipo de turismo, desde el de negocios en el que resuelves de la manera más cómoda la estadía en unas grandiosas instalaciones con salas de reuniones y de conferencias para grupos grandes y pequeños, hasta hoteles con instalaciones recreativas para el disfrute de la familia.
Los que serían mis compañeros en esta aventura se dieron cuenta de soslayo de que un extraño peludo, con maletas al hombro y cámara en mano, se les unió en el recorrido por las instalaciones del Luxor. Muy cómodo, muy sobrio, muy bello, con unas instalaciones muy apropiadas para ese tipo de viajes, en los que se tiene que hacer algo en la ciudad y necesitas una buena cama, con unas almohadas gorditas y descansadoras y una deliciosa ducha con agua caliente disponible… ¿saben por qué lo sé y lo digo con tanta propiedad?, porque ahí fue donde pasamos la segunda noche, ya les contaré más adelante. En el cuarto piso del hotel hay una terraza desde la que se divisa una buena parte del centro y se puede ver el Parque del Lago, un lugar muy representativo de la ciudad. La terraza es usada a modo de restaurante. Allí nos tenían preparada una sorpresa frutal para que disfrutáramos de la visita.
Salímos del Hotel Luxor directo a la Plaza de Bolívar para conocer dos hoteles más que quedan justo en el marco de tan famosa plaza, que siempre me ha gustado mucho entre otras cosas por ser la casa de una de las obras más importantes y representativas del escultor antioqueño, Rodrigo Arenas Betancur: El Bolívar Desnudo...

¿Quieres seguir leyendo este interesante artículo? apóyame entrando a mí portal dando click aquí
En www.sali.com.co encontrarás toda esta historia y muchas cosas más.