Nuestro lema

Nuestro lema

lunes, 23 de noviembre de 2015

SALÍ A “ENCHULAR MI MÁQUINA”

Resulta que esto que leen a continuación lo he escrito luego de realizar el programa con Jota. Por eso el Post Data. Resulta que en realidad Salí a enchular mi máquina a Envilujos. Cansado de la inseguiridad y luego de escuchar los beneficios de la polarización de los vidrios del carro, decidí ir dónde mi querido amigo y procedimos con el proceso de mejora de mi carro. Nos sentamos a conversar y mientras me adentraba más en el mundo de los lujos de los vehículos, un mago de esos que trabaja con él, se encargó poco a poco de hacerme un sueño realidad.

Yo muy curioso comencé a andar por el almacén y a preguntar como un niño sobre todo lo que veía y no comprendía, así me di cuenta de mil cosas que hay en este apasionante mundo y que desconocía totalmente. Me mostró unas plumillas de silicona que son más flexibles, a la vez que hacen más efectiva la limpieza del parabrisas, además de que hace que se vea más... deportivo. Me llamaron mucho la atención. Pasé luego a otra estantería y me encontré con artículos para cambiar la apariencia interior del carro: desde cobertores de la cabrilla y de las palancas de cambios y de freno de mano personalizadas con colores y materiales para todos los gustos, hasta aromatizadores para mantener oliendo bien el interior del auto. Pasamos luego a los aparatos electrónicos, equipos de sonido para escuchar no sólo radio, sino para bajar tu música desde una Flashdirve USB, hasta equipos de video DVD con pantallas Hi Definition para ver y esuchar tu música favorita.

Estos equipos se pueden conectar a tu Celular via Bluetooth y amplificar tus llamadas...   maluco para los que tienen amiguitas y contestarles con la doña al lado ¿o qué? Me mostró un equipo muy apetecido por los conductores jóvenes: un parlante conectado a un micrófono para hablarle al del carro de adelante. Luces para hacer ver tu vehículo como una nave espacial, plantas para amplificación del sonido, sellos de seguridad para los empaques de los espejos retrovisores y de los vidrios laterales. Obviamente rines de lujo y llantas especiales, calcomanías con motivos desde muy femeninos, hasta las llamas y calaveras dignas del Hell Rider... en fin, es un universo completo en el que un hombre adulto, amante a los carros, se puede convertir en un pequeñín en una tienda de dulces.



SI quieres saber más Click aquí y Salí a mi página Web en dónde encontrarás mucha más información.

Si quieres escuchar el programa, dale click a la siguiente imagen:




No hay comentarios:

Publicar un comentario