Nuestro lema

Nuestro lema

sábado, 24 de octubre de 2015

UNA TARDE PARAMOSA, SALÍ A HACER PAN PARA MI ESPOSA

Si hay algo que me haga más feliz que cocinar es ver las caras de asombro y satisfacción de aquellos a quienes les cocino. Para serles sincero no recuerdo bien en qué momento algo me hizo click en la cabeza con respecto a la cocina. Es decir, si bien siempre he tenido una relación especial con la comida, con cocinar la cosa es más reciente. 

Es muy extraño pero hacerlo me relaja, me descansa. Verán, en la cocina hay que pasar ratos largos de pie, moviendo mucho las manos, yendo y viniendo, llevando y trayendo, te pone a sudar por la actividad física y también por el calor de los fogones, pero de manera extraña, para mí, hacerlo me deja tranquilo, relajado y feliz. Además a eso hay que sumarle la satisfacción que me causa ver la felicidad en el rostro de los que quiero al comerse algo a lo que le he dedicado tanto trabajo y amor. Ahora voy a confesarles algo más, para mí usar un cuchillo bien afilado para pelar, rebanar, trozar, cortar, hermosear me produce placer, me da hasta escalofríos... ¿Qué creen que signifique eso? ¿Será que si me pongo a buscar por ahí en el árbol genealógico me encuentro con Jack? Ya saben, el médico de Londres del siglo XIX que conocía muy bien a las mujeres... por dentro.
En fín, la lluvia de hoy en la tarde me inspiró para meterme a la cocina a darle un regalo a mi esposa y por ahí derecho para mí... me dio por hacer pan. Estaba entre eso o dormir una siesta dejándome arrullar por el golpeteo del agua en la ventana. Opté por lo primero, tal vez no terminé tan descansado, pero definitivamente sí inmensamente más feliz. Me puse manos a la obra, Busqué la harina que tenía guardada para una ocasión especial ¿Qué mejor que esta? aproveché que en uno de mis recientes viajes a Jericó Antioquia me dio por meter las narices en una tienda especializada para panaderos y me había comprado una muy buena levadura, pesé en mi báscula un poco de margarina, unos gramos de sal, azúcar, busqué un huevo, un poco de agua y arranqué. 
Si me hubieran venido a ver, me hubieran visto con las manos en la masa...  literalmente. Le pegué una buena amasada a esta mezcla de la que les he hablado, dejé reposar cuando sentí que todo estaba a punto y dejé reposar por un rato sobre el horno que estaba precalentando, para que la levadura hiciera su trabajo. Cuando todo estuvo listo, saqué unos buenos pedazos de la masa inflada, hice unas bolitas, les puse huevo por encima para que al hornear se pusiera brillante, le puse unas semillitas de ajonjolí y las llevé al horno, de ahí salieron estas bellezas doradas y sabrosas. Luego amasé con el rodillo otras cuatro bolitas, las estiré para hacer una "lengua" de masa y con ella envolví una salchicha que previamente había abierto por la mitad para meterle por dentro un poco de queso mozarella. Luego de hornear en dos tandas por unos treinta minutos cada una, obtuve estas linduras que ustedes pueden apreciar en las fotografías: Pan redondo para abrirlo y meterle su buena porción de mantequilla y quesito, y un pan "marranita" con salchicha y queso mozarella por dentro.

No puedo ni acercarme a la verdad ni un poquito, al tratar de describirles sólo con palabras el aroma con el que se perfumó el apartamento por un rato; era simplemente maravilloso. Luego de que estuvieron listos, se los serví a mi esposa con quesito de hoja y un chocolate caliente y...¡Casi la mato! Ahora le puedo pedir lo que yo quiera, se jodió porque quedó en deuda. ¿Cómo la vieron? ¿Cómo me les quedó el ojito?
‪#‎SalíAComer pan hecho por mí mismo, estoy ¡muy orgulloso! y quisiera que ustedes lo pudieran probar conmigo, pero como todavía no se han inventado el internet con sabores y con olores, les tocó imaginárselo. Yo salí he hice mis propios panes, ahora te invito a vos, Salí a divertirte con algo tan sencillo como esto, algo tan mágico como cocinar tu propio pan, va a ser una experiencia que te va a hacer sentir, que no volverás a ser el mismo... por lo menos eso es lo que me ha pasado a mí. 

3 comentarios:

  1. Que vacano socio, y que tal quedaron esos panes? Yo por lo tanto hoy me hice unos tacos mexicanos y en la noche un rico y delicioso ceviche. Quedo atento a ya sabe que un sali por Versalles, Montebello y Santabarbara.

    ResponderEliminar
  2. Que vacano socio, y que tal quedaron esos panes? Yo por lo tanto hoy me hice unos tacos mexicanos y en la noche un rico y delicioso ceviche. Quedo atento a ya sabe que un sali por Versalles, Montebello y Santabarbara.

    ResponderEliminar
  3. Jotica, ¡QUé nota encontrarme con este comentario!
    Ya lo había visto, pero no tuve tiempo de contestarte de una.
    Gracias por el aliento.
    Pues mijo, ya se viene el "Salí a Versalles".
    Un abrazo y gracias de nuevo mano.

    ResponderEliminar