Nuestro lema

Nuestro lema

lunes, 19 de octubre de 2015

ME TOMÉ EL MEJOR CAFÉ DE ANTIOQUIA - SALÍ A JERICÓ A TOMAR CAFÉ LA NOHELIA

"Es mejor tener amigos que plata"
Esta frase tan particular, tiene otra particularidad que le es propia por naturaleza, la contundencia. Este fin de semana que ha pasado me invitaron a volver a un lugar de Antioquia del que sinceramente no me gustaría ni siquiera tener que salir: Jericó. Pueblo hermoso del Suroeste que sin poder decirlo de otra manera, siempre se las arregla, por más veces que vaya, para que me enamore más.
Ya les ampliaré la experiencia completa de todo lo que viví esta vez, sin embargo, no me podía quedar con ésta, tenía que contarles sobre una cosa, solo una cosa maravillosa de las tantas que me pasaron.
Me llevaron a conocer a John, un jericoano al que se le voló la chaveta un día cualquiera y decidió seguir haciendo lo que su papá le enseñó, pero mejor. Cultivar café, pero no cualquiera, sino el mejor del mundo...  ¡¿Hombe y cómo es que lo logra?!
Sí señores, se ganó un concurso de cafés en el que se lo ratifican. Con un orgullo de esos de los que no le caben a uno cuando lo siente, nos mostró su certificado mientras nos contaba de su locura, de la idea que se le inoculó un día en esa cabeza inquieta de construir una cabaña-hotel inusual, hermosa, enamoradora, en la que le quería contar a sus visitantes sobre el maravilloso proceso del café. Mientras tanto, nos fue preparando con paciencia y sabiduría, esa que dan los años y el amor por lo que se hace, un café del suyo, recién tostado, recién molido ahí frente a nuestros ojos, sólo con la ilusión de vernos disfrutarlo. Así lo hizo, así fue y sinceramente ha sido una de las experiencias al rededor de una tasa de café, de esas, que se nos van a quedar en la memoria, para toda la vida.
Salí a Jericó por invitación de Julio Casadiego de Colombia Travel Operator, dizque a hacer una vuelta de esas en las que aprovecharíamos para pasear y cambiar de ambiente y terminé tomándome la mejor tasa de café del mundo, de mi vida; una tasa de café La Nohelia. Quedé enamorado, mi corazón está todavía latiendo en las montañas cafeteras de Jericó y anhela con que volvamos, a tomarnos no una, ni dos, sino todas las que se nos antojen. Yo #SalíAVivir una experiencia maravillosa en Jericó, y por eso te invito a vos para que hagas lo mismo. Esta, de verdad, no te la podés perder.

2 comentarios:

  1. Gracias Andrés las veces que quieras nos tomamos otro café y te cuento la historia de la arquitectura de La Nohelia 10 piramides en 1 como vez esta locura.
    JAJA

    ResponderEliminar
  2. Pero por supuesto Juan, eso sería un honor para mí, ese lugar es mágico y hay que ir y volver muchas veces.
    Gracias de nuevo por la invitación y por el comentario.

    ResponderEliminar