Nuestro lema

Nuestro lema

lunes, 13 de octubre de 2014

SAO PAULO DEL RENACIMIENTO AL GRAFFITTI. SALÍ A SAO PAULO

Salí es una invitación, esa es la filosofía de este blog: yo lo hice, hacélo vos, hacélo vos y me invitás a salir a mí. De eso se trata todo este rollo de contarle al mundo acerca de lo que hay ahí a fuera para hacer, todo lo que hay por descubrir. Julio Casadiego, buen amigo y viejo compañero de épocas universitarias se ha dejado venir con una maravillosa experiencia para debutar en Salí. Julio es el gerente de Colombia Travel Operator, una compañía operadora de turismo y hace poco estuvo en Sao Paulo, Brasil. Como seguidor del blog se dijo a sí mismo, "mi mismo, vamos a mandarle a Andrés esta experiencia para que nos la publique en Salí, así nos desquitamos de todas las veces que nos ha hecho dar envidia y le hacemos dar envidia a él de nosotros" Así lo hizo y lo logró.  Pero no, no lo llamemos envidia, digamos que es una provocación para hacer lo mismo, de eso se trata ¿no? Por ahora me voy a recostar para que se me quite el verde de la piel.
Así pues que los invito a disfrutar de esta maravillosa experiencia a través del arte en una ciudad que tiene eso y mucho más para dar. Lo mejor de todo esto, es que si querés repetir la experiencia, lo único que tenés que hacer es ponerte en contacto con Julio y él te lleva, al fin y al cabo ese es su negocio, o si vivís fuera de Colombia y querés venir a conocerla, igual, entrás a esta página: http://colombiatraveloperator.com/  y te dejás guiar por gente que sabe lo que hace.
Salí con Julio Casadiego a Sao Paulo, Brasil, porque a todos nos gusta comer, viajar y vivir.

Relato de Julio Casadiego.

La mayor capital latinoamericana se encuentra en Brasil. Sao Paulo es esa ciudad enorme, con grandes autopistas y con 21 millones de personas. El aeropuerto Inernacional de Guarulhos se encuentra a 2 horas de la ciudad debido a la alta congestión. Mi primera impresión de Brasil hacía honor al “país Maior” del mundo. Todo es grande, todo es lejos, todo es muy CARO. Esta ciudad la aprendes a querer dé a pocos. No es amigable al principio, hay que entenderla y después la llegas a querer.

Volar a Sao Paulo desde Colombia puede tardar 6 horas o más. Las mejores rutas son Via Bogotá. Existe una frecuencia directa por Avianca a bordo de un A 330 con 250 sillas. El servicio a bordo es bueno. Obviamente tanto tiempo en un avión va cansando todo. 

Además la llegada a Brasil se hace temprano, tipo 6 am. La caminada hasta la migración puede tardar 15 minutos o más. Alli un funcionario sellara tu pasaporte y la hoja de control migratorio que es como tú “visa” en este país. No puedes extraviar este papel porque sería un problema. Ya afuera mi primera recomendación es NO tomar un taxi. Este es carísimo. Para llegar a la ciudad cobran USD 75. En cambio existe un autobús que te lleva en USD 35. Se llama airport bus service (http://www.airportbusservice.com.br/) este bus te deja en la plaza Republica, o en la estación de buses de Tiatê. En cualquiera de las 2 paradas hay estación del metro muy cerca, o sea que puedes llegar a cualquier parte de la ciudad de manera fácil. El metro es muy grande, tiene 12 líneas. Lo importante es saber a cual estación debes llegar como punto final.


En mi caso estuve en Morumbi. Un sector bonito, con un enorme centro comercial. La estación mas cercana era de la línea Esmeralda la estación Morumbi. Como la idea de este post es hablar de arte me voy a centrar en la experiencia cultural que se puede tener en una ciudad como esta: es increíble. 
El arte y el diseño están por todas partes. La arquitectura de principios del siglo XX se puede apreciar en la Estación Luz, un estilo ecléctico, moderno para la época y con una torre de Reloj que la engalana. Estas son imágenes del sitio por fuera y por dentro.


Campesino picando tabaco
Almeida Junior

Cerca de la estación Luz se encuentra la Pinacoteca Nacional y es aquí donde comenzaremos nuestro recorrido artístico. Este edificio fue construido como el liceo de Arte y oficios de Sao Paulo. Alli se alberga la colección de los principales artistas clásicos de Brasil. Un estilo muy inspirado en Europa, con toques bastante típicos de la cultura Brasilera. Uno de sus mayores exponentes es Almeida Junior, a quien le dedican gran parte de su exposición debido al trabajo cultural realizado y que para la época era el artista favorito de la ciudad. Algunas de sus obras más características son:  Campesino Picando tabaco y El inoportuno.
El Inoportuno
Almeida Junior



Esta obra tiene cierta relevancia al mostrar un artista en su taller interrumpido por un inoportuno. En la escena también se ve como la modelo se esconde detrás del caballete. Estos nos habla del recato y el pudor que sienten las mujeres de la época a que las vean en prendas “menores”. Algo muy parecido a nuestra situación actual.

Luego de ver esta increíble colección, me detengo a observar la edificación de la Pinacoteca. Su iluminación, la distribución asimétrica de sus alas. En el piso inferior se encuentra una fuente y una maqueta de la pinacoteca. Además se encuentran unas fantásticas obras modernas. 

Como forma de apropiación, la pinacoteca incentiva recorridos temáticos, donde una guía experta narra la historia detrás de las obras y los visitantes deben disfrazarse como personajes de la época. Esto genera un alto sentido de pertenencia con la pinacoteca y con sus obras. Además los recorridos se hacen de forma más lúdica y sin tanta seriedad. 

Paso cerca de 2 horas explorando los rincones de la pinacoteca y me doy cuenta que ya es momento de continuar. Tomo una última foto para recordar el edificio y continúo mi ruta. Regreso a la estación Luz de Metro y abordo la Línea hacia la avenida Paulista, allí desciendo camino al MASP. La avenida Paulista es el equivalente a la avenida El Poblado con 8 carriles más. Simplemente es inmensa. Ya les había dicho que en Brasil todo es grande. En esta avenida sucede de todo. Te puedes inclusive encontrar con Elvis y el famoso letrero de “Welcome to Las Vegas"

El Edificio del museo es una construcción moderna, de color gris y columnas rojas. La entrada cuesta USD 7. Una vez adentro el ascensor puede ser una obra de arte por sí mismo. Esta decorado de una forma bastante urbana. El recorrido se inicia de arriba hacia abajo. En ese tercer piso esta la esencia, los clásicos, modernos, cubistas, realistas, renacentistas, en una palabra todos juntos. Acá no cabría la famosa frase del gran combo de Puerto Rico: “No hay cama pa´ tanta gente” Aquí lo que hay es mucho muro donde colgar tanto genio. Me divertí mucho mirando las obras y tratando de adivinar su autor. 
Las Tentaciones de San Antonio
Salvador Dalí
A veces acertaba otras simplemente no tenía ni idea. Con el primer maestro que me encontré fue con el Bosco. Este artista para mí era más surrealista que el mismo Dalí, y estamos hablando de 1490. 

Esta es la obra: Las tentaciones de San Antonio
En la obra se ve un incendio de fondo. Las casas son bastante particulares. El santo esta de rodillas en la parte central de cuadro. Este cuadro hace parte de un tríptico, que el artista quiso plasmar y que era tema repetitivo en el medioevo. No se trata de algo distinto a la lucha del bien y el mal.

La resurección de Cristo
Rafael Sanzio
Continuado con los clásico me encuentro de frente con este artista: Rafael. No es precisamente una tortuga Ninja. Se trata del renacentista Rafael Sanzio, el mismo que pinto junto a Miguel Angel y Leonardo Da Vinci. En esta obra se puede apreciar la maestría para el manejo del color que tenían en ese momento artístico.  La obra es la única de este artista que se encuentra en este lado del mundo. Solo por eso vale la pena entrar al museo. Los dejo admirarla

El banco de piedra en el asilo
Sanit Remy
Vincent Van Gogh
Ya después de este “extasis” de belleza la sale se abre en multiples artistas: Goya, Tizziano, Rembrant. Llegar a Picasso fue facilísimo. Pero una vez en los impresionistas quedé “impresionado” con otra obra: el banco de piedra en el asilo de Saint Remy. Esta población francesa contaba con un asilo o monasterio donde Vincent Van Gogh fue internado entre 1889 y 1890. Durante este ultimo año, él realizo una cantidad significativa de obras acerca de su lugar de reclusión. En sus cartas escritas a su hermano Theo le mencionaba lo triste del lugar, lo que sentía y como pintar lo liberaba. Fue en este periodo donde produjo una gran cantidad de obras, incluso algunas de sus mas famosas. Van Gogh muere producto de una bala que el mismo se disparo en el pecho. Sin embargo la bala se alojo entre las costillas y la espalda y no hizo daño a ningún órgano vital. Estuvo en el hospital por esa noche y se encontró con su hermano Theo. Al dia siguiente la infección y la falta de un cirujano mataron a Vincent quien en cierto modo ya había burlado la muerte. Su hermano muere 6 meses después por Sifilis.

Luego de recorrer toda esta increíble colección y de quedar extasiado, baje al encuentro con África, una exposición itinerante que tiene el museo. Feliz de haber pasado una tarde muy pictórica continué mi camino hacia otro arte, el Urbano. Sao Paulo es muy conocido por su diseño, por su expresión urbana y creatividad. Volví a encaminarme hacia Vila Madalena y me dirigí hacia la calle Aspicueta. En este lugar encuentras tiendas de arte de muy buena calidad y con artistas locales realmente buenos. Alli conocí a Fabrício. Él tiene una obra bastante particular y me conto la inspiración para algunas de su obras: Pata pelua. Esta anécdota sale del imaginario Urbano, donde habla que en Curitiva apareció un cadáver mutilado sin una pierna. Durante una semana la estación de policía recibió varias llamadas de auxilio diciendo que vieron la pierna cercenada caminando amenazantemente por las calles de la ciudad. Las llamadas correspondían a la misma persona que tenia bajos grados de sangre en su torrente etílico. La noticia corrió por todas partes e inspiro a este artista.

Luego me encontré con varias tiendas de diseño y con una calle donde el graffitti tiene su máxima expresión: Beco de Batman (callejón de Batman) Este lugar es una verdadera galería de arte urbano con un derroche de color y de figuras. Caminar estas callesitas y ver todo esa inspiración es reconfortante. Incluso las fachadas de las casas con graffittis y las personas cuidando estas fachadas son una actividad que da gusto ver. Los temas de las obras son multiples: protestas sociales, figuras estilizadas, derroche de color, en fin, muchos. Los quiero dejar con las imágenes y espero que este recorrido haya sido tan divertido como lo fue para mí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario