Nuestro lema

Nuestro lema

viernes, 4 de julio de 2014

III PARTE. DIARIO DE UN COLOMBIANO EN EL MUNDIAL DE FÚTBOL - SALÍ A VER GANAR A LA SELECCIÓN COLOMBIA

Continúa la historia de Daniel Carvalho detrás de la Selección Colombia en el Mundial.
El sueño sigue adelante.

Día 19. Seguimos adelante. 

Hoy partimos hacia Río para una cita con la Historia.
No será una de esas citas aburridas donde le hablas a la chica del clima y del escándalo político de la semana. No.
Será una cita divertida, creativa, intensa. Vamos a sacar a bailar a la Historia. Vamos a cogerla de la cintura para hacerla probar ritmos que no conoce mientras le susurramos goles al oído. Vamos a firmar lo que será el Maracanazo del siglo XXI.

...y vamos a pagar un ojo de la cara por esas boletas...
¿Quiénes creen en la Selección?

Click aquí para ver su video de llegada
Llegamos a Río de Janeiro. 500km más que no pesan porque ya el coxis sacó cayo. 
Me preguntan por inbox que si creo que Colombia va a ganar... JAJAJAJAJAJ
No me conocen, no saben lo que es ser hincha del DIM. No entienden que estas pasiones se viven así y de eso se alimentan: de la esperanza, de creer en que la alegría no tendrá fin.

VAMOS COLOMBIA,
MAÑANA TENEMOS QUE GANAR!!!ç


Más contento que colombiano con boleta para el partido vs uruguay!!!

Día 20. Maracaniando. 
Sol amarillo, cielo azul, sangre hirviente y cerveza helada.
Estamos listos para bailar con la Historia.
Sigan ustedes haciendo fuerza, nosotros estamos llenos de emoción.
Mi pronóstico.
Click aquí para ver video de reporte
 de la victoria desde el Maracaná

En este 2014 se forjará un mejor futuro para el fútbol colombiano.

Linda Colombia!!.



...¡¡¡Y Ganamos!!!

Día 21. De ensueño. 

Los brasileños están asustados. Argentinos, uruguayos y chilenos nos piden que ganemos. Los colombianos sabemos que tenemos equipo para ganar.

Que no se detenga la dicha.

Y hoy, de regreso a Sao Paulo a cospirar Fortaleza.

Nos vamos de Río con una sonrisa en el corazón y con la convicción de que tenemos grandes posibilidades de avanzar a semifinal....



Día 22. ¿Carvalho eliminado de cuartos de final?
¿O hacemos una vaca?

Desde antes de ver el brillo de este equipo, sentí que llegaríamos lejos. Muchos no me creyeron. Antes de partir hacia el Mundial vi este partido en el futuro: Colombia - Brasil en cuartos. Muchos sonrieron, como burlándose amistosamente de mi optimismo. También advertí que Jackson le hará un golazo a Brasil. Está por verse aún, pero estoy convencido de que triunfaremos de forma clara. 

Uno como hincha vive de ilusiones y rituales. Uno quiere creer que el destino del partido depende de la camiseta que uno se pone, de la forma de doblar la boleta, de cantar ésta canción y no aquélla. Es imbécil y maravilloso. En este Mundial, viajando al lado de estos nuevos amigos, nos gusta pensar que somos el Amuleto de la Selección. Que nuestra compañía, nuestra alegría, nuestro fervor, le traen suerte al equipo de todos. 
Y que por eso llevamos cuatro partidos ganados. Y que por eso jugamos cada vez mejor. Y que tenemos una estrella que nos acompaña. Por eso hicimos 5.000km sin ningún percance. Por eso todo ha salido bien. Por eso mantenemos la fe Mundialista. Por eso, en lenguaje deportivo, "las cosas se nos están dando". Por eso cambié mi pasaje de regreso a Colombia, para poder ver aquí la final. 

Pero ahora se puso más difícil. Acompañar a Colombia en el partido de cuartos de final es una tarea muy complicada desde lo económico, lo logístico y lo geográfico. No sé qué hacer ni cómo hacerlo. Pero si no logro estar en ese partido, en alguna calle estaré, como cualquiera de ustedes, apretando los dientes, tomando impulso para gritar el GOOOOOL de la historia. 

VAMOS POR BRASIL!!!


Día 23. Amigos, LO LOGRAMOS!!!

Lo más emocionante ha sido el apoyo que me dieron. El cariño y la solidaridad desinteresada. Mucho más que al fin tocar la boleta que todos aquí persiguen.

Este Mundial no se va a olvidar nunca en Colombia. De él se hablará hasta el fin del siglo.

Yo siempre, hasta el fin de mi siglo, voy a recordar este gesto de amor de mi gente.

AHORA SÍ, VAMOS JUNTOS POR LA SEMIFINAL!!

Día 24. De cábalas y amuletos. 
Al principio de este diario de viaje hablé de una regla simple del fútbol: camiseta ganadora no se lava... y uno duerme con ella la noche del partido. Pues bien, mi camiseta roja de la Sele sigue invicta en fútbol y en detergente. Mi mamá dice que gas, yo le tiro un pico y le digo que ella no lo entenderá nunca. En realidad no huele mal. A mí me huele a ilusión, a fútbol, a Historia. Està manchada en los hombros, de tanto abrazar colombianos maquillados de tricolor. Pero eso no es suciedad, es cariño. También hablé de amuletos. Dije que nosotros, estos viajeros gomosos, creemos ser el amuleto de esta Selección invicta y sorprendente. Lo más bello fue que ustedes, fieles lectores, también lo creyeron. Y más bello aún, que dedicaron un momento o unos pesos a apoyar esta ilusión. 



Gracias a ustedes mi travesía sigue adelante. Gracias a ustedes estaremos presentes en el Castelão para demostrar la Fortaleza de nuestra ilusión colectiva. Compré una boleta, pero con esa boleta entraremos muchos, entraré con todos ustedes. Sin más preámbulos, les presento la otra camiseta que me acompañará hasta donde tenga que llegar para poder gritar VAMOS COLOMBIA, VAMOS A GANAR!!
Gracias, amigos,
¡¡¡AQUÍ ESTAMOS TODOS!!!



Día 25. Continúa la Ruta Mundialista. 
El sueño no tiene límites. Todo parece posible. Cuando acabó la fase de grupos me dije que no podría hacer el viaje a Río a ver nuestro Maracanazo. Sin embargo allí estuve, allí gocé.

Al salir del Maracaná, sabía que no podría ir a ver el desde ya histórico juego vs Brasil en Fortaleza. Y aquí estoy empacando maletas una vez más, con boleta en mano y una taquicardia que ya se hizo crónica. En este viaje de fantasías los sueños se hacen realidad, las rutas se abren, las boletas aparecen, los abrazos se multiplican, las esperanzas sobreviven. Es por eso que hoy partimos hacia Fortaleza ligeros de equipaje pero repletos de convicción. El que crea que Colombia es favorita se equivoca. Quien piense que el partido ya se ganó carece de sensatez. Pero los que están convencidos de la derrota no están disfrutando de lo más bello del fútbol: la fe en un equipo.

En ambos equipos hay calidad y los nervios deliciosos que ofrece la competencia deportiva. En ambos países hay ilusiones y dudas. En el partido todo puede suceder, pero estoy seguro de que Colombia dará lo mejor de sí. Suena paradójico, pero me da envidia de los que están en Colombia. La idea de poder disfrutar de ese ambiente antes, durante y después del partido rodeado de amigos y desconocidos apasionados me da algo de nostalgia. Sin embargo aquí estoy y aquí voy. Con las camisetas que me sirven de amuleto y con el compromiso de gritar por todos ustedes. 

Los vuelos hasta Fortaleza están agotados desde el lunes. Volaremos hasta Joao Pessoa esta noche y viajaremos 7 horas en carro hasta la madrugada para llegar a ese estadio que puede convertirse mañana en icono del nuevo siglo del fútbol suramericano. YO CREO QUE VAMOS A VENCER. Suerte a todos. En la cancha, la tribuna y las calles colombianas estemos a la altura del compromiso.



Día 26. Estamos a dos horas de Fortaleza.

En el avión...
Empezamos a encontrar compatriotas en el camino. En el desayunadero de turno somos mayoría y gritamos Colombia.

¿Cómo durmieron?
¡Cómo! ¿¿Durmieron??

¿Cómo llevar la ansiedad antes del partido?


El amanecer nos pilló en el carro escuchando vallenatos. En la cabeza elaboré unas ocho alternativas diferentes para el gol colombiano. Desde la chilena de Jackson hasta el chepazo de Abel. Lo que sea, pero vamos a ganar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario