Nuestro lema

Nuestro lema

sábado, 21 de junio de 2014

SALÍ AL MUNDIAL DE FÚTBO BRASIL 2014. SALÍ A COMERME UN CORRIENTAZO PAULISTA



Día 2 (segunda y gastronómica parte). El Corrientazo paulista.

Después de un primer día de carro particular y comida en restaurante elegante, era hora de cogerle el sabor a la calle.


Como nunca falta un colombiano dispuesto a darle a uno una vuelta y contarle cuento, acepté la invitación de Simón a conocer el centro de Sao Paulo.

Confieso que fue difícil coger el bus a solas. En una ciudad tan grande hay cientos de rutas y yo no conocía el sistema. Estuve un rato enredado intentando descifrar unos mapas. ¡¡Porque un hombre de verdad no pregunta!!



Simón y Daniel
Al final saqué mi encanto paisa, guardé el orgullo en el bolsillo y logré que me explicaran qué bus coger y más o menos donde bajarme.

Y obvio:
-"sou de Colombia"
-"que legal ! "
- *sonrisa sincera

El centro paulista es una mezcla de arquitecturas de toda época y todo tamaño. Con algunos edificios destacables y algunos adefecios imposibles de ignorar. 

Simón, estudiante de arquitectura aquí, me contó muchas historias del centro. El hombre está fascinado con las galerías: pasajes peatonales al interior de los grandes edificios, con comercios diversos y buen ambiente en general. La gracia está en que forman un tejido peatonal muy agradable que rompe la monotonía de las manzanas eternas. Además, hay muchas calles peatonales en el centro. Es genial.



También me habló bastante de los edificios tomados: Edificios abandonados que fueron ocupados informalmente hace ya varias décadas y que hoy son iconos del movimiento Moradia que exige vivienda digna para los brasileños. (Ver foto al lado)


Y como no vinimos a sufrir, era hora de almorzar. Y como el presupuesto es justo, era momento de explorar el corrientazo local. 



El nombre oficial es "virada paulista". Es el almuerzo típico en la calle. Se come en lugares con barras largas y llenos de gente. El servicio es veloz. Una sinfonía de platos y cubiertos. (Ver foto abajo)


La virada tiene carne (cerdo o cañón), tutú (puré de fríjol con carne), arroz y ensalada. A todo se le echa farofa, una harina de yuca muy sabrosa. (Ver foto abajo)



La cuenta: 15 reales. Unos $14.000. Suave. Sabroso. Recomendado.

Cigarrillo, café y despedida.
Gracias Simón por el vueltón.

Daniel Carvalho Mejía - Visita su página de facebook Click aquí
Sao Paulo - Brasil - 2014


No hay comentarios:

Publicar un comentario