Nuestro lema

Nuestro lema

lunes, 22 de julio de 2013

SALÍ A HACER RADIO - PROGRAMA 8 - LA COCA

Si la montaña no viene a Mahoma, Mahoma va a la montaña. Esta frase célebre acuñada al parecer no por el profeta árabe, si no por el pensador francis Bacon, está que ni pintada para el programa de hoy. Sólo que para acomodarla al tema del día tendríamos que modificarla un poco, tal vez así: Si no podes ir a la casa a comerte el almuercito casero, entonces el almuercito casero tendrá que venir a tu lugar de estudio o de trabajo pero en una coquita. En fin. Hoy vamos a hablar de un tema que nos toca o nos ha tocado a todos alguna vez en la vida, la coca. Para aquellos que no son colombianos, y tal vez para los oyentes de algunas regiones del país, el término, puede parecer incluso peligroso o inapropiado de usar en un país como el nuestro, en el que dicha palabra tiene un significado dañino y de carga negativa, pero al fin y al cabo por ser tan propio de la cultura paisa, lo van a escuchar tan constantemente a lo largo del programa, que probablemente logremos algo que no ha podido hacer ningún otro medio o gobierno, cambiar la carga semántica de la palabra “coca”, y transformar el término hasta el punto en que los colombianos seamos famosos por la del almuerzo, por su variedad y riqueza cultural, en vez de la otra que no nos ha aportado nada bueno.

Así pues que comienza el programa de hoy, hablando de un adminiculo indispensable en las alacenas de cualquier hogar en el que haya personas trabajando o estudiando y que no tienen tiempo para regresar a almorzar, la coca. Salí con la coca del almuerzo a estudiar o a trabajar.

Las hay de todos los tipos y tamaños, las hay de plástico, metálicas incluso de bambú, las hay de formas innovadoras, redondas, cuadradas, tubulares; incluso te pueden ayudar a identificar el estrato socioeconómico del dueño, las hay para esconder o incluso para chicanear, vienen con todos los olores y sabores que te podás imaginar. No importa, lo que importa es que venga con nosotros al trabajo o a la U, porque eso sí, cargarla por la mañana puede dar desidia, pero es mejor que les provoque envidia, a los que no trajeron por perezosos o por penosos. Porque como decía mi abuelita, “pa’ un buen hambre, no hay mal pan” y una coca bien empacada, fría, calentada o recalentada, no importa, es una bendición que recompensa la cargada. Y créanme que es mejor decir, Salí, para el trabajo o para el estudio, con la coquita del almuerzo porque a todos nos gusta comer, viajar y vivir.

Para escuchar el programa, da click en play.

No hay comentarios:

Publicar un comentario