Nuestro lema

Nuestro lema

jueves, 18 de julio de 2013

DESAYUNO DE CAMPEONES PAISA – SALÍ A ASADOS DOÑA ROSA

El término “desayuno de campeones” siempre me ha llamado la atención e invariablemente lo relacioné con una arepa con huevo revuelto y chocolate, que ha sido normalmente mi desayuno desde niño; por supuesto con algunas variaciones. Sin embargo el término se acuñó para determinar el tipo de alimentación rica en proteínas que tiene que incluir un verdadero deportista en su dieta a la hora de tomar este importante alimento, para compensar el consumo de las mismas en su actividad deportiva de manera tal, que hacer deporte sea beneficioso y no termine su organismo consumiéndose a sí mismo.
su organismo consumiéndose a sí mismo.

Claro está que el concepto tomó otra dimensión cuando me enteré hace unos años, justo en las olimpiadas de Beijing, lo que “desayuno de campeón” significa para el Acuamán del siglo XVI, el nadador estadounidense Michael Phelps; miren ustedes y juzguen la media bobadita que se desayuna este pequeñín de casi dos metros de estatura todos los días antes de meterse a la piscina:

Esto es lo que se come el nadadorcito en un día
 ¡eh quiay!
 tres sándwiches de huevos fritos, con queso, tomate, lechuga, cebollas fritas y mayonesa; luego, tres panqueques con pedacitos de chocolate; tortilla de cinco huevos, tres tostadas cubiertas en azúcar y un tazón de una avena de maíz; todo eso, con dos tazas de café, nada más ni nada menos que unas tres o cuatro mil calorías.  ¡Ehh quiay! Cómo pa’ decile en un trasteo que le cuide a uno la nevera ¿o qué?

Hace poco me llegó uno de esos correos de medicina “hágalo usted mismo” que por lo general terminan en la papelera de reciclaje antes de leer siquiera completo el primer párrafo, pero que ésta vez, por la forma en la qué está escrito me llamó mucho la atención. En el correo una endocrinóloga, la doctora Daniela Jakubowic, cuenta una historia cuyo protagonista es el cerebro de una persona que se acaba de levantar en la mañana y su primera angustia al tener que suplir de energía a todo el organismo, con mensajeros que le traen reportes de todo el cuerpo se da cuenta de que tiene por lo menos energía para los primeros 45 minutos de la mañana y comienza a rogar para que su dueño “haga algo por la moga” y se pegue su desayunadita, porque de lo contrario, tendrá que comenzar a segregar cortisona que en resumidas cuentas hace que los músculos reaccionen comiéndose a sí mismos. Termina ella advirtiendo que el almuerzo después de no haber desayunado es más “aprovechado” en grasas, es decir, que se almacena más grasa de la necesaria para prevenir eventuales “no desayunadas” o incluso no “comidas” y por ende, terminas engordando más. Así pues que a pensar mejor la próxima que vayas a salir de la casa sin comer nadita.

Por eso no creo que los que desayunen algún día en un restaurante como Asados doña Rosa, vayan a tener ese problema de “autoconsumirse”, ya que en este restaurante típico tienen su propia versión del desayuno de campeones, porque déjenme decirles, ya quisiera ver yo al Acuamán éste midiéndosele a un desayunito de estos mijiticos. Claro que nada raro que repita; yo creo que el hombrecito no se come una mano porque le hace falta ¿no?

La versión de la que les hablo es el conocido desayuno antioqueño con calentao, que en este caso viene con arepa con quesito, pero lo bacano del cuento es que la tajada del quesito no viene cortada como la corta un cristiano del común, no, en Asados doña Rosa se creen loquitos y la cortan para sacar rodaja, es decir, del tamaño y la forma de la arepa, redonda, es decir, garantizan que cada mordida de arepa va a tener quesito.  

El plato lo ofrecen con huevo revuelto con o sin aliños; a mí en lo personal el hogao de estos restaurantes me encanta, porque no sé cuál será la receta pero el que hago en la casa no me queda igual. Ricos, estaban simplemente ricos. El calentao, que es lo que cuenta con la carga proteínica vegetal aquí, y otro tipo de carga del que no vale la pena hablar en este Blog, pero que estoy seguro todos entienden a qué me refiero, estaba como hecho por mi abuelita. No quiero exagerar pero el sabor era encantador, estaban fresquesitos, recién hechos y cargaditos de antioqueñidad, fue una fiesta completica cada bocado.

Mi plato no traía carne, así que la pedí cómo adicional; una  buena porción de carne de res blandita, asada a la plancha sólo con sal y pimienta, deliciosa. Esa combinación tradicional, ese casao paisa para el desayuno es delicioso, evoca toda la historia de lo que somos, de lo que nos forma culturalmente como paisas y lo mejor es que para pasarlo viene con el chocolate negro espumoso batido, dulce, reconfortante, calientito para ese jediondo frío que estaba haciendo en Rionegro ese día. Mejor dicho, tremendo desayuno el que me pegué, para envidia de muchos.

Salí pues a desayunar una mañana fría a Asados doña Rosa de Ríonegro, el restaurante cerca del aeropuerto José María Córdova, y comí como un campeón, o mejor, porque las calorías que se come Phelps para ir a la piscina, no se le comparan a las que me disfruté yo en este restaurante, así que te puedo invitar tranquilamente a vos también, Salí a comerte un desayuno bien trancao, de esos de los que lo hacen sentir a uno como lo que es, un paisa de pura cepa pa’que sepa.

2 comentarios:

  1. Definitivamente lo que escribes es el mejor aperitivo para cualquier comida, lastima que te leo despues de mi desayunito, que parece el tataranieto del que relates, asi que apenas son las 11 am. y ya quiero desayunar nuevamente. Me encanta tu estilo. Nunca es tarde para conocer blogs como el tuyo. Gracias y felicidades!

    ResponderEliminar
  2. Fannito, amiga que no conozco, tus comentarios me han dejado el alma, igual como me quedó la barriga luego de ese desayunito: totalmente llena. Ahora entiendo en carne propia, esa frase acuñada por la famosa e importantísima filosofa colombiana, "me has dejado arrozudo". Gracias, mil gracias de verdad por esas palabras cargadas de buena energía, me tenés sonriendo como un tonto.
    P.D. He visto tu pagina web, me han encantado las tarjetas artesanales, simplemente espectaculares.

    ResponderEliminar