Nuestro lema

Nuestro lema

martes, 30 de abril de 2013

SALÍ, EL PROGRAMA DE RADIO / programas 1,2 y 3


Esta aventura llamada Salí, que comenzó en octubre de 2010, se convirtió en una afición que ha trascendido muchas fronteras. Aún recuerdo cuando tímidamente tomé la primera fotografía en un restaurante llamado el Rinconcito Mexicano, con la intención de mostrarle al mundo cómo veía la vida a través de un plato. Desde ahí, es mucha el agua que pasado bajo el puente; más de sesenta y cuatro crónicas y siento que apenas es la punta del iceberg. Muchas satisfacciones me ha dado y lo mejor de todo, muchos los amigos que me he adicionado gracias a las letras; a la mayoría todavía no los conozco, pero ya llegará el día, si es posible, en el que los conozca a todos.

La última frontera trascendida fue la de la radio. Una idea tan sencilla como ésta, se pudo transformar de palabras escritas a ondas de sonido que se seguirán expandiendo hasta el infinito si me lo permiten. Como sé que muchos no han podido escuchar el programa cuando sale al aire los jueves a las 4:15 pm por la emisora Frecuencia U 940 AM en Medellín, ni por la web, o el celular, les pongo a disposición una página en la que se cargarán los últimos programas emitidos, con caducidad de seis por semana. Es decir, cada semana se subirá el último emitido hasta llegar a seis programas para escuchar, luego, se subirá el número siete y el número uno desaparecerá, así, sucesivamente.


Ahí verán una pequeña descripción del tema tratado y con darle click al botón de play, podrán disfrutar del contenido completo del programa emitido por la emisora.
Eh aquí un preámbulo de cada uno:

PROGRAMA 1. Salí, tipo de planes

Viajar, esta palabra es una de esas que en concepto, es tan antigua como la de hombre mismo. A lo que me refiero es que nos hicimos hombres cuando comenzamos a viajar, a trasladarnos de un lado para otro en busca de comida, en pos de las manadas. Se han puesto a pensar en qué nos diferenciamos a la hora de salir de viaje, del primate aquel que una vez bajó de un árbol y emprendió una aventura más allá de la llanura para buscar comida.

Creo que no me equivoco al decir que a todos nosotros nos gusta salir. Seguimos siendo nómadas, caminantes, viajeros a diferentes escalas. A unos les gusta irse muy lejos, a otros más cerca. A unos les gustan los planes full menú, dedo parado y cero sufrimiento, a otros les gusta definirse como guerreros y salir a sufrir porque maluco también es bueno. Hay planes con el amor, con la familia, con los amigos, con el perro, hasta con uno mismo. Unos salen a pasear, otros a comer, algunos a caminar, algotros a mirar por el balcón, pero finalmente a todos nos gusta salir, a comer, a viajar, a vivir.

PROGRAMA 2. Salí a comer carne

Comer carne hace parte de nosotros como especie y aplica en las culturas de forma variada como ritual. No podemos dejar de aceptar que pertenecemos a una cultura en su mayoría consumidora de carne. Frases célebres fueron acuñadas por nuestros antepasados que le dan esa categoría e importancia en nuestras vidas cotidianas: “dónde hay carne hay fiesta”,
 “almuerzo sin carne no es almuerzo” o la más escuchada por todos “más largo que una semana sin carne”, hay otras que pasan a ser divertidas como cuando se estorba frente al televisor, aquel al que le tapamos nos dice “Hey, la carne de burro no es transparente”, incluso no faltan los piropos que se le decían a las mujeres en la calle, como:  “uyyy mamita, que montón de carne y yo con la muela coca”, bueno, aunque dudo que con ese tipo de piropos cayera alguna, sin embargo yo si conquisté a mi esposa con una muy buena; cuando la conocí le dije mirándola a los ojos, Marcela, los principales enemigos del hombre son “La carne, el demonio y el mundo”, cuando logré tener su completa atención le dije, pero usted mamita es un demonio con un mundo de carne. Con eso la maté.

PROGRAMA 3. El vegetarianismo

El número de personas que se suman al vegetarianismo cada día es exponencial. Algunos por razones de salud, pues aseguran que el consumo de carnes rojas son en extremo dañinas para el ser humano, incluso asegurando que este consumo aumenta el porcentaje de riesgos de contraer algún tipo de cáncer. Otras inician su dieta vegetariana por razones éticas, motivados en la defensa de los derechos de los animales y la anticrueldad con que se trata a los animales cultivados para saciar el mercado de carne mundial. 


Hay quienes se vuelven vegetarianos por razones ecológicas pues se hacen conscientes de que la ganadería extensiva está destruyendo miles de hectáreas de bosques y selvas en el mundo para el sostenimiento de esta cultura agropecuaria, además aseguran que las emanaciones de carbono al aire por el transporte terrestre, aéreo o marítimo de cualquier tipo de carne aporta cerca de un 25% del total que contamina el medio ambiente. Y hay otros que son vegetarianos por motivos religiosos, pues algunos sectores del hinduismo, el budismo, el yainaismo, los adventistas e incluso una parte del cristianismo, consideran que el consumo de carne en general, o de algunas especies, e incluso de productos derivados de algún animal como la leche o la miel, son impuros o atentan contra el espíritu de sus creencias.


Cada semana entonces esperen la publicación de los programas emitidos el jueves anterior. Disfrútenlos y cuéntenme como les parece. Sigannos en Facebook en pages/SALÍ o en twitter en @salidaacomer.   Y Salí, a comer, a viajar, a vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario