Nuestro lema

Nuestro lema

sábado, 28 de abril de 2012

“YABA DABA DUUUUU”, Salí a Crunch y BBQ en Envigado


Los Picapiedra de Hanna y Barbera
Costillas de brontosaurio ¡mmmmm!
Aún en las noches despierto con esa pesadilla… esperen un momento, no, no es una pesadilla, es un sueño recurrente que me atormenta: “Estoy trabajando, suena la sirena que indica que ha terminado la jornada, la felicidad me agobia, grito muy fuerte de la alegría y me lanzo por un tobogán para caer dentro de mi automóvil, aplico el acelerador, voy a recoger a mi esposa, a mí bebita, al gato y a mi perro; luego recojo a un amigo, su esposa y su bebé y nos vamos al auto cinema. Cuando termina la película tengo mucha hambre y quiero comer algo especial, así que vamos a un lugar donde venden las mejor comida de la ciudad, pido para mí unas costillas, me froto las manos y entonces aparece la niña con el pedido, me pone las costillas en la ventanilla del carro y ¡PUM¡ el carro se voltea porque las costillas son demasiado grandes…” es ahí cuando despierto bañado en sudor, agitado, hambriento y mordiendo la almohada desesperado… ¡ahhhhh demonios! ¿Por qué no existen las costillas de brontosaurio? ¿No sería una locura?
Discreta entrada de Crunch
Hace algunos días, una muy buena fuente me contó de un restaurante al que le gusta ir a una gran parte de los empleados de la administración de la Alcaldía de Envigado. Mi fuente, a la cual voy a proteger reservándome el nombre y su relación conmigo me dijo: “amor, estoy antojada de ir a un lugar al que han ido todos los del trabajo y dicen que venden unas costillas de maluquera, me deberías de llevar en plan romántico de esposos”. Desde ese momento me atormenta el mismo sueño, bueno, aunque se me calmó un poquito luego de ir a Crunch y BBQ, sin embargo me encontré con la terrible realidad de que allí tampoco venden costillas de brontosaurio, bueno, al menos no de ese tamaño.
La ocasión se presentó porque teníamos dos cumpleaños que celebrar, el de mi hijastro Daniel y el de un hombre muy especial en la vida de mi familia, Germán Pablos, el sacerdote catecúmeno que nos casó a mi fuen… perdón a mí esposa y a mí. Sí ya sé lo que están pensando, ¿cómo se me ocurre celebrarle el cumpleaños a ese man? Es más, ¿Cómo es que le hablo todavía?  Tranquilos, la respuesta es simple, yo soy un hombre que no tiene memoria, soy un hombre que no guarda rencores… (Hoy me toca llamar a mi mamá para que me reciba, porque ni en la sala me van a dejar dormir). En fin, de todas maneras nos sirvió para celebrar y despedirnos, porque a Germán lo trasladaron a otra ciudad y estuvo esa vez con nosotros a modo de despedida.
Otra de las razones por la cual elegimos este restaurante es que Germán Pablos es oriundo de León una provincia de Castilla, España. Este antecedente, más el de saber que es un tanto exigente con la comida, nos obligó a pensar en llevarlo a un buen lugar, por lo menos a uno, del que tuviésemos las mejores opiniones.
Mapa para llegar a Crunch
Lo primero que puedo decir es que llegar es un tantito complicado, pues Crunch está ubicado en un nuevo sector de unidades residenciales que hace unos años no era un barrio sino una vereda de casas finca del municipio de Envigado. Por tanto, se necesita de que alguien que haya ido te lleve o de un mapa, claro que si eres bueno con las direcciones, pues, suerte. Con todo y esto, luego de que llegas y lo descubres, es inevitable tener la sensación de que vale la pena, es más, una analogía correcta sería decir que si llegaste por mapa, la comida es un tesoro.
La entrada incluso parece oculta, si no es por el colorido pendón que indica la ubicación exacta, creo que no hubiera dado nunca con el secreto mejor guardado de los comensales que lo conocen. Hay que subir unas discretas escalas hasta la construcción y entonces te das cuenta de que el lugar tiene su magia. Parece una casa finca reformada para albergar aventureros hambrientos. La cocina queda afuera, bajo techo pero no dentro del edificio. Las mesas están distribuidas en cuatro ambientes diferentes.
Ambiente del patio
El primero, que fue el que elegimos nosotros, queda en bajo el mismo alero de la cocina, así que se siente como estar al aire libre o en un balcón.
El segundo ambiente es en un patio trasero que tuvo que ser cubierto con lonas transparentes para proteger de la lluvia a los comensales, aunque no siempre fue así, la lona la pusieron porque un día recibieron una queja de una señora que se demoró tres horas para tomarse una sopa; dicen que salió contenta, pero muy llena y emparamada por el aguacero.
Ambiente interno
El tercer ambiente es más íntimo ya que está dentro de la construcción y lo divertido es que se sale de lo convencional, pues, aunque hay mesas para poner los platos, se puede elegir entre sofás o sillones para sentarse. La decoración es entonces muy acogedora y tiene un estilo ecléctico entre una fonda de arrieros y el bar de “friends”.
El cuarto ambiente consta de dos o tres mesas apartadas en un extremo de la construcción, que parece un mezzanine con vista a la ciudad, aunque la vista se hace cada vez más escasa, porque este sector de Envigado se está poblando rápidamente con más y más unidades residenciales.
Al sentarnos fuimos muy bien recibidos por una mesera que se convirtió en objetivo de “burla” de Germán Pablos, quien goza de un excelente humor y gracia. Decidirnos por qué pedir fue una odisea, nadie se atrevía, todo se veía y sonaba tan bien, que no se quería correr el riesgo de arrepentirse.
Aros de cebolla para la entrada
Finalmente nos decidimos, primero una entrada de aros de cebolla fritos con  una salsa cremosa muy sabrosa, que tiene mucho ajo.
Costillas Jumbo BBQ
El ojimeniado, perdón el homenajeado ibérico pidió las Costillas de Cerdo en salsa barbecue y maracuyá, la especialidad de la casa, plato por el que se decidió también mí esposa. Me hubiera encantado que le vieran la expresión de gozo en el rostro a Germán, en especial porque parecía un oso, untado de salsa por toda la cara. Marce me dio unas cuantas, muy poquitas, porque no quería compartir, le encantaron y a mí me parecieron deliciosas también, muy tiernas, dulces, en su punto. Las costillas vienen acompañadas de papitas fritas, arepa y ensalada.
Chorizo beaf - Crunch
El otro homenajeado, Daniel, pidió un Chorizo Beaf asado al carbón, un trozo de carne muy grueso y jugoso que chisporroteaba todavía en la plancha en que fue traido a la mesa. Este plato viene acompañado de una papa al vapor y una nutrida ensalada con maicitos.
Filet Mignon
Alejandro, mi otro hijastro pidió nada más ni nada menos que un filet mignon, este plato se ve tan bien, como suena; es decir, suena a alta cocina francesa y así es. Consta de dos cortes de carne asados al carbón, los bañan en una salsa reducida en vino tinto y especias, lleva tocineta y champiñones, lo acompañan igual que el Chorizo Beaf, con papa y ensalada.
Para mí, un plato que me dejó totalmente satisfecho. Aunque en un principio se suponía que iba a comer costillas, por aquello del sueño, con mi esposa tenemos un trato, siempre que vamos a un lugar nuevo, pedimos platos distintos y compartimos por mitades, así cubrimos más menú. Sin embargo, en esta oportunidad, en algún momento, por cualquier motivo desconocido, el trato no entró en vigencia. Una de las partes, no voy a decir cual, pero no fui yo, se “amarró” y me hizo “deditos”, pero saben que, hasta mejor, porque los escalopes de pollo que pedí para mí, fueron en mi opinión, el mejor plato de la mesa. Es en serio, porque aunque las costillas son muy ricas, y el trozo de baby beaf que me dio para probar Daniel, en mi opinión, no le ganaron en sabor a mi plato.
Miren y juzguen ustedes; filetes de pollo marinados en finas hierbas con vino, los rellenaron con queso mozarella, luego son envueltos en tocineta y los bañan en salsa de la casa. Los acompañan con papitas fritas y ensalada… ¿ah? ¿Qué me le opinan? ¿No son acaso dos trozos de cielo con papas fritas?
Terminamos de comer y cuando fueron a retirar los platos, nuevamente la mesera se tuvo que enfrentar a un Españolete satisfecho, con la barriga llena y el corazón contento y nuevamente cayó en sus garras, porque no se quiso quedar con las ganas de decirle a la niña, que las costillas estaban ricas, pero que tenían más hueso que carne (claro que esa es la broma) así que por tanto exigía o más costillas o que le restaran del valor, el peso del hueso. Creo que con la descripción de esta situación, dejo en claro el nivel de satisfacción que lograron en nosotros en Crunch.
El restaurante no ofrece en su carta, postres. Mi esposa pidió uno y la respuesta fue negativa, pero imagínense que en cuanto el chef, dueño del lugar lo supo, vino hasta nuestra mesa y se disculpó personalmente, alegando que antes los tuvo, pero que nadie los pedía, así que optó por sacarlos del menú. Me pareció un detalle de buen servicio.
Así pues que Salí con mi familia y un hombre muy especial a Crunch y BBQ, un restaurante en Envigado que promete en su slogan “La mejor costilla de la ciudad” y que por producto y calidad del servicio, me atrevo a asegurar. Pasé una tarde genial entre buena comida, risas, burlas, Dios, buenos consejos, mejores consejos, mucho amor, demasiada amistad, en resumen, FELICIDAD.
Comí bien, me recomendaron un muy buen libro para leer, que ya leí y se los recomiendo a ustedes “Los asesinos del Emperador” de Santiago Posteguillo y viví una de las mejores tardes de mi vida. Por eso te puedo decir a vos, Salí, comete unas costillas, unos escalopes, un trozo de carne, tomate un vino, un aguardiente, lleváte a los que querés y te aseguro que como mínimo, vas a salir satisfecho y con ganas de volver.

2 comentarios:

  1. Nunca había escuchado una descripción tan emocionante de mi negocio, nos encanta que hayas quedado satisfecho, que te apasione la comida como a nosotros, ya quiero poner esta entrada en nuestro blog si me lo permites.

    ResponderEliminar
  2. Pues sería un honor y me alegra mucho que te haya gustado la entrada.
    Te lo digo con toda sinceridad, escribo lo que me nace, lo que siento y eso es lo que sentí con su comida, una comida muy sincera y de muy buen gusto. Gracias, muchas gracias.

    ResponderEliminar