Nuestro lema

Nuestro lema

lunes, 4 de julio de 2011

COMIDA DE CARRETERA: ESTADERO ALTO DE MINAS

Hay muchas palabras lindas en el español, pero una de mis preferidas es “restaurante”. Y es que la carga semántica de ésta es inusual en relación al sitio que representa. ¿Acaso no es verdad? ¿Díganme si no es precisamente restaurado como uno se siente, cuando en un viaje por carretera se ve esa palabra acompañada generalmente por el logosímbolo de una gaseosa o de una cerveza? Bueno, tal vez no tanto con verla, más bien cuando te comes algo que te ponen al frente que entre tantas opciones se ha escogido.
Sin embargo voy aclarar algo, la palabra “restaurante” relacionada a un lugar en el que venden comida, viene de un letrero en latin vulgar, que un señor francés, en el París de 1765 de apellido Boulanger (no sé si tendrá algo que ver con la palabra en francés Boulangerie - panadería) puso de manera visionaria frente a su negocio, en el que prometía restaurar las fuerzas de los hombres de estómago cansado (clik aquí para saber más). Es decir qué “restaurante” como concepto tiene inicios franceses.
Bien, continuando con lo que nos atañe, yo tengo dos secretos que compartiré con ustedes a la hora de elegir un buen restaurante de carretera.
El primero es: “si ve un camión de transporte de mercancía aparcado en un uno, aunque sea de fachada humilde, denténgase mijo que aquí es”. En especial si se llama “los cuatro palos” o “mi ranchito”. Eso es garantía de muy buena comida, abundante y sobretodo barata. En caso de alguna duda compruébese con la sabiduría popular que reza: “tiene barriga de camionero” o “tiene una barriga brilla cabrilla” (para los que no son colombianos, “cabrilla” es como le llamamos  al volante de dirección de un vehículo) ¿o cuando han visto una cabrilla (volante) de camión sucia u opaca? ¡Yo no he visto la primera pues!
Cortina de chorizos: garantía
El segundo secreto es: “si hay cortina de chorizos, aquí fue la melona”. Esto, porque en mercadeo existe una teoría de ventas de alimentos que indica que exhibir una buena cantidad de un producto atrae a los compradores. Este es un principio de persuasión conocido como “el de la abundancia” que dice qué: si hay muchos, es porque son buenos y muchas personas lo compran, y, si muchos lo compran, es porque son buenos.

Entonces, a la hora de elegir esta vez el Estadero Alto de Minas, que queda en la carretera 25, la misma de Caldas - Antioquia, a más o menos una hora al sur de Medellín, aplicamos la regla o secreto número dos. Aunque es necesario aclarar que este lugar es muy tradicional y desde sus humildes inicios fue el preferido de camioneros y transportadores.
El pedido fue el mismo que todo buen paisa montañero busca en carretera, distinto al de arepa de choclo con quesito. Un típico o una bandeja paisa, cuya diferencia (importante para todo buen conocedor) presentaré en otra entrada de este Blog.
Típico con chicharrón
Fue así cómo, muy bien atendidos he de decir, porque fue el mismo dueño del lugar que entre chiste y chanza se encargó de ubicarnos y de hacernos sentir como en la casa, nos llegó a la mesa un restaurador plato con la variada cantidad de deliciosos ingredientes que contiene un típico paisa de carretera:

Típico con carne de cerdo
Frijoles en su tinta, arroz blanco, tajada frita de plátano maduro, morcilla (salchicha de sangre), huevo frito, chicharrón patudo (tocino de cerdo frito) aguacate, arepa y ensalada de repollo, zanahoria, tomate y cilantro. Y que uno puede variar cambiando el chicharrón por carne asada de cerdo o de res. En algunos casos, por ejemplo en las carreteras coste – paisas, incluso te ofrecen pescado frito. A este plato le hacen falta unos seis ingredientes más para poderse convertir en una bandeja paisa.

¡Ahhh! Insisto, restaurado es lo único que se me viene a la cabeza, posible de  relacionar a lo que siento cuando me vuelvo a subir al vehículo para continuar un viaje, luego de un almuerzo como este. Por eso lo pedí esta vez que salí por una de las carreteras de mi departamento y te invito a vos para que lo pidás también cuando salgás a comer a viajar, a vivir por las carreteras de Antioquia en Colombia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario