Nuestro lema

Nuestro lema

domingo, 13 de febrero de 2011

SALÍ A TIRAR CAJA, ¡QUÉ CAJA!

A finales del año pasado Salí en un plan bastante divertido y que tenía ganas de vivir hacía rato.
Me fui a “tirar caja”, “verbo popular” de dos palabras sinónimo de “reír” convertido en argot de todos los estratos por el SUSO; y lo digo con conocimiento de causa porque hace poco vi con estos ojitos que se los han de comer los gusanos y escuché con estos oídos que usarán como túnel para llegar a lo más sabroso de mí, el cerebro, al presidente de una importantísima asociación de abogados, hombre distinguido, reconocido como un gran abogado de la ciudad, decirme “¿vos te imaginas? Como fuera parce…  ¡Ah que caja¡"  Y que conste que tengo testigos.

La oportunidad se dio porque “Susiño” se presentó en Envigado apoyando a la alcaldía que realizó el evento a favor de los niños de escasos recursos del municipio.

¡Qué divertido¡ Danny Hoyos, nombre de quien lo personifica es un artista en toda la extensión de la palabra, tiene magia atractiva. Cuando sale a escena, muy puntual por cierto, algo pasa, nadie quiere perderse nada de lo que dice, además tiene muy buena energía y se nota su influencia al ver sonrisas por todo el auditorio cuando aparece. Durante una hora y media el hombre hizo lo suyo y empezó contando historias vinculando al público que lo veía: enmarcó y aduló la belleza de las mujeres envigadeñas y se la montó a la gente del vecino municipio de Itagüí, después se la montó al alcalde de Envigado, muy respetuosamente eso sí, luego a uno que otro espectador por "feo", o "buenona" o por que se reía "extraño" y con eso se metió al bolsillo al público, que sin más se relajó y se le entregó para que lo pusiera a “tirar caja” desde el principio hasta el fin.

Que trabajo tan bacano el de este personaje, le pagan por decir cuanta bobada se le ocurre y más de una se ha convertido en adagio popular. En lo personal me gusta el trabajo del hombre por varias razones: me parece "charro", tiene una capacidad impresionante de convertir cualquier cosa en chiste, hasta los problemas técnicos en escena, tiene una mente rápida y aguda,  pero la más importante es que, tuve la oportunidad de asistir a un seminario de humor en el que fue ponente y pude conocer un poquito más a fondo la razón de ser de su personaje. El tipo no es ningún pendejo; estudia, analiza y comprende al ser humano desde muchos aspectos sociales, psicológicos y políticos, por eso es tan bueno, por eso puede llegar a ser más grande y dejar de ser un fenómeno local, para convertirse en un humorista de talla nacional y por qué no internacional. Además le gusta el bajo perfil, defiende su vida privada a capa y espada y tiene por bandera una causa noble, en sus palabras: “Lo que más me gusta de mi trabajo es ver reír a la gente”.
Finalmente Salí a ver al Suso presentarse con su obra, Tirando caja con Suso 1. Me reí mucho, me divertí más, aprendí un poco sobre cómo somos los colombianos y disfruté con la cultura antioqueña personificada en un embolador de zapatos con ínfulas de presentador de televisión. Por eso te puedo decir con tranquilidad que, si te gusta, podés y no te da miedo, salí a ver al Suso, a Vargas vil o a Juan Machado, mejor dicho al que querás, apoyá el talento local, y haces la cosa más inteligente que puede hacer el ser humano, porque no hay nada mejor que reírse de uno mismo, representado en un profesional que te hace creer que vos no sos el que está allá parado en el escenario.

2 comentarios:

  1. MI HERMANA SI SALE HERMOSA!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Paula, por supuesto que ella SÍ sale hermosa, porque yo NO puedo salir hermoso, porque ella SÍ es hermosa y yo ni modo.

    ResponderEliminar